Para atender a nuestros zapatos de cuero (ej: Empel en color Vaqueta o Pull): primero de todo utilizaremos un paño suave y un tanto humedecido para eliminar los restos de polvo y la posible suciedad incrustada en el zapato.  Una vez seco el zapato, extenderemos cera o grasa de caballo (incolora) sobre la superficie del mismo para nutrirlo y fortalecer el cuero dañado. A continuación, introduciremos en el interior del zapato una horma aconsejablemente de madera, en concreto de cedro, para eliminar malos olores y que pueda absorber la posible humedad que exista en el cuero y que no quepa la posibilidad de generar mohos y desagradables olores. El zapato deberá reposar en torno a 24 horas para que la absorción de la grasa sea gradual.